¿Es fiebre 38.7 grados?

Una temperatura corporal de 38.7 grados ¿Puede ser considerada fiebre?

Si al tomarnos la temperatura corporal tenemos 38.7 grados, es sinónimo de febrícula. En este caso, si se debe considerarse como fiebre al estar por encima de los valores normales que debe tener el cuerpo humano.

Síntomas de una temperatura corporal de 38.7 grados

Sudor acompañado, con taquicardias y disnea. Puede surgir la sensación de agotamiento.

¿Una temperatura corporal de 38.7 es siempre considerada febrícula?

No tiene porque ser así, ya que dependerá del termómetro utilizado para medir la temperatura y la tipología del paciente. En el caso de un sujeto adulto que se la ha tomado la temperatura con un termómetro axilar y presenta unos niveles de 38.7 grados, en este caso es febrícula.

Si estos resultados se dan con otros tipos de termómetros (rectal, bucal, auditivo…) u otro tipo de paciente (bebes o niños), puede existir una variación de décimas o grados en los parámetros que se consideran como fiebre, como parámetros normales o como hipotermia. Por ello, siempre se recomienda que se acuda a un médico para obtener un diagnóstico 100% fiable.

Esta es una web informativa y que tiene como finalidad informar de que significan los diferentes parámetros que puede tener el cuerpo humano. Determinar la existencia de fiebre o no debe ser evaluado por un profesional sanitario.

fiebre 38.7